Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



El promisorio inicio de Peña



Revista: The Economist
Tema: Política
Fecha: Abril 06, 2013
Cuando Enrique Peña Nieto ganó las elecciones presidenciales el año pasado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el cual había regido el país por 70 años, retomó el poder tras una brecha de 12 años. Muchos a quienes les gustaba la retórica reformista del telegénico candidato de 46 años les preocupaba que, una vez que el PRI estuviera de vuelta en el poder, éste volvería a sus antiguas y autoritarias costumbres.

Así que el Sr. Peña merece una alabanza por sus primeros cuatro meses de gobierno. Al haber firmado un pacto con sus dos principales partidos opositores para superar el atasco que ha paralizado las reformas, especialmente a los monopolios que se encuentran reteniendo a México, el nuevo presidente ha puesto en la mira a los monopolistas. Una reforma en la educación está dirigida a obtener el control de las escuelas en manos del sindicato de maestros, cuyo líder por mucho tiempo, Elba Esther Gordillo, fuera arrestada oportunamente por cargos de malversación de fondos (los cuales ella niega). Luego llegó una potencial medida de largo alcance que obliga a tener más competencia contra las empresas que han hecho a Carlos Slim el hombre más rico del mundo y contra Televisa, una poderosa cadena televisiva que sus críticos afirman le hizo favores al Sr. Peña durante su campaña. Recientemente, el presidente firmó una nueva ley que restringe las medidas cautelares, de las cuales abusan los ricos y poderosos para bloquear medidas regulatorias o legislativas.

El Sr. Peña no es el único que se merece el crédito por esto. También algo le toca a la oposición. Ésta ha reconocido que los mexicanos desean un cambio, y se está comportando mejor que el PRI cuando estuvo ausente en el poder.

Un nuevo optimismo rodea los prospectos de México. El peso ha subido un 16% con respecto al dólar estadounidense desde junio del año pasado. Pero si el Sr. Peña mantuviera su palabra en cuanto elevar la tasa de crecimiento económico de su país entre un 5-6% al año, el presidente aún necesitará tomar algunas decisiones difíciles.

En primer lugar, aprobar una ley para hacer que las empresas de telecomunicaciones sean más competitivas es sólo un primer paso: ésta debe ser implementada de forma efectiva. En segundo lugar, mucho descansa sobre una propuesta de reforma energética. México podría ser una superpotencia energética, pero su producción de petróleo se ha desplomado desde el año 2004 y el país importa gasolina y gas natural desde EUA. Por ello hay que culpar a Pemex, el monopolio petrolero estatal. Tristemente, el presidente se ha alejado de la idea de privatizar una parte de Pemex, pero él debería al menos permitir que se ofrezcan contratos de riegos compartidos para los inversionistas privados en las exploraciones de aguas profundas, gas de esquisto y refinación, e invertir más de sus ganancias, en vez de entregar todo esto al Estado en forma de impuestos. Así que una reforma energética debería ir en conjunto con cambios fiscales, los cuales además financiarían una reforma para la seguridad social diseñada para reducir los incentivos para que así los mexicanos trabajen en la economía informal, como lo hace actualmente uno de cada dos de ellos.

Otra gran prueba para el Sr. Peña es la seguridad. Su predecesor, Felipe Calderón, le declaró la guerra a los traficantes de droga quienes vieron morir a 70.000 personas en seis años, a 30.000 “desaparecidos” y la extorsión y el secuestro se convirtieron en algo común. El Sr. Peña necesita gastar menos recursos para pelear contra los capos de la droga y más para fortalecer a las fuerzas policiales y el sistema de cortes. Él parece entender eso. Él ha propuesto una nueva gendarmería paramilitar, pero no ha sido claro acerca de cuál sería su rol o el financiamiento para tal fin y todavía tiene que crear un plan para sacar al ejército de las calles, a pesar de sus crecientes abusos contra la ciudadanía.




Este es el resumen del artículo "El promisorio inicio de Peña" publicado en Abril 06, 2013 en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Política.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc