Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Códigos de barra comestibles para evitar la falsificación de fármacos



Revista: Business Week
Tema: Industria de la salud
Fecha: Septiembre 2013
Hay algo particularmente alarmante en la comida y las medicinas falsificadas. En los medicamentos piratas se ha encontrado tiza, polvo de ladrillos, pintura, pesticidas y hasta trazas de fetos humanos, y junto con los medicamentos deficientes, causan alrededor de 100.000 muertes cada año. Afortunadamente, pronto sea más fácil eliminar estos falsos productos. Una nueva empresa con base en Honolulu, TruTag Technologies, recién trajo al mercado códigos de barra comestibles que pueden ser integrados tanto a productos comestibles como no comestibles. Los llamados TruTags, que pueden ser escaneados para autenticar un producto, son del tamaño de una manchita de polvo y más delgados que un cabello. Un gramo de micropartículas TruTag contiene más de 12 millones de etiquetas únicas.

Las TruTags están hechas enteramente de dióxido de silicio (sílica), un compuesto inerte comestible e increíblemente duradero, que puede ser almacenado infinitamente y sobrevive a temperaturas mayores de 1000ºC. Para fabricar las minúsculas etiquetas, usando un equipamiento similar al de la industria de semiconductores, la compañía graba códigos de barra microscópicos en barquillos de sílica, que son entonces molidos obteniéndose un polvo blanco que puede ser mezclado directamente en alimentos como formulas para bebés o incorporados en el recubrimiento de las píldoras. También productos no comestibles pueden utilizar estas etiquetas.

Una vez que los productos estén marcados con unas cuantas motas de este polvo codificado, las compañías usarán escáneres especiales para mandar información decodificada a los iPads o iPhones, revelando detalles como dónde y cuándo fue fabricado el producto. TruTags, llamado Pionero de la Tecnología de 2014 por el Fórum Económico Mundial, desarrolló esta tecnología con financiamiento del acelerador Skai Ventures y dinero para investigaciones del Ejército de EUA. La compañía está ya entrando en discusiones con varias corporaciones, incluyendo fabricantes farmacéuticos, pero no ha revelado nombres ni precios. El mercado potencial es enorme: los productos falsificados absorben 1 billón anual de la economía global. Solo las drogas falsificadas han generado un estimado de US$ 75 mil millones en ingresos en 2010.

Si todo va bien, TruTag hará esta tecnología asequible a nivel del consumidor, incorporándola a un Smartphone, de modo que cualquiera, ya sea que quiera legitimar sus propias drogas o la leche en polvo para su bebé, pueda hacerlo por sí mismo. Aun así, deben competir con otras tecnologías antifalsificaciones (un rival está usando ADN de plantas) y enfrentar las tácticas de cambios de los siempre tenaces falsificadores. Pero esta gran variedad de tecnologías que están siendo empleadas en la actualidad podrían ralentizar a los falsificadores más que cualquier otra solución.




Este es el resumen del artículo "Códigos de barra comestibles para evitar la falsificación de fármacos" publicado en Septiembre 2013 en la revista Business Week.

Vea otros artículos publicados en Business Week u otros artículos sobre Industria de la salud.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc