Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



El Occidente debilitado



Revista: The Economist
Tema: Política
Fecha: Septiembre 21, 2013
En las capitales occidentales el suspiro de alivio en relación a Siria es audible. Barack Obama admitió que su diplomacia se quedó corta en “puntos de estilo”, pero que él obtuvo lo que quería. El presidente de Siria, Bashar Assad, firmará la convención contra las armas químicas y se librará de los agentes que usó para matar unos 1.500 de sus propios ciudadanos. Aun mejor, Rusia comparte la responsabilidad en la aplicación del plan, lo que puede llevar a una más amplia cooperación con EUA. Los líderes occidentales están libres de culpa. Obama se las arregló para salir bien librado en el Congreso. Ahora que una acción militar es improbable, David Cameron no se sentirá apenado por no presentarse. François Hollande ya no enfrenta una lucha doméstica para llevar a Francia a la guerra bajo el comando del Congreso. Algunos hasta lo ven como una victoria de la democracia; los occidentales no querían luchar y lo lograron. Aun así el acuerdo solo luce bien debido a la gravedad del problema en que estaba Obama. Un paso atrás y el resultado luciría infortunado.

El acuerdo por sí mismo es frágil porque será muy difícil de poner en práctica. Obama se reserva el derecho de atacar a una Siria delincuente pero la impopularidad de una acción militar entre los votantes americanos deja claro que solo una infracción egregia, como otro ataque químico, pudiera justificar la acción. Putin se sentiría humillado si Siria desafiara abiertamente el acuerdo, pero sabe que Obama necesita su apoyo y a él le preocupa más estar bien con EUA que con Assad, lo que podría prolongar la crisis. Y tampoco Rusia puede forzar a Siria a cumplir. Assad cooperará al principio, pero a medida que pase el tiempo podría frustrar el proceso, tanto para mantener algunas armas químicas, como para desafiar a EUA.

La credibilidad de EUA como aliado ha sido minada. Occidente ha probado ser un amigo inconstante de la oposición siria. Hace dos años, cuando solo unos pocos miles de sirios habían muerto, los demócratas liberales clamaron por el derrocamiento de Assad, pero Obama se negó a mezclarse en la pelea y su intento solitario de no parecer débil fue la promesa de castigar cualquier uso de armas químicas. Esto radicalizó a la entonces moderada fuerza rebelde. Algo similar ocurrió con la Primavera Árabe, que ha llevado a una separación entre Occidente y sus aliados. Al final, la credibilidad de EUA como oponente ha sufrido también. Un líder que libremente escoge salir de una batalla no necesariamente perderá prestigio, pero si el mundo lo ve como incapaz de cumplir sus promesas, se debilitará inevitablemente. Y aunque nadie duda que las fuerzas armadas de EUA continúen disfrutando de una sobrecogedora superioridad, el no tener la voluntad de utilizarlas mina su habilidad de darle fuerza a su diplomacia.

El gran problema de Occidente es el legado paralizador de Irak y Afganistán, exacerbado por una débil economía en Europa y EUA. Ahora, cada tirano sabe que la línea roja establecida por Obama era solo una amenaza para preguntarles a los legisladores como se sentían respecto a ponerla en práctica. Los dictadores estarán más libres para mutilar y asesinar a su propia gente, proliferantes como Corea del Norte estarán menos asustados para seguir diseminando WMD, China y Rusia más contenta que nunca de probar su fuerza en el vacío dejado por Occidente. Tampoco es que este está en un inexorable deslizamiento hacia la irrelevancia. La economía de EUA se está recuperando, y el boom de su gas ha minado autocracias alimentadas por la energía. Las dictaduras se están poniendo cada vez más difíciles de manejar, podría ser un buen momento para defender los valores occidentales. Pero cuando los aspirantes a demócratas del mundo emergente busquen derrocar a los tiranos, recordarán a Siria y no pondrán su fe en Occidente.




Este es el resumen del artículo "El Occidente debilitado" publicado en Septiembre 21, 2013 en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Política.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc