Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Traigan la tocineta a casa



Revista: The Economist
Tema: Industria de alimentos y bebidas
Fecha: Enero 04, 2014
Dinamarca es un país diminuto con 5,6 millones de habitantes y altos costes laborales. Pero este país es un gigante de la agricultura, hogar de unos 30 millones de cerdos y una gran variedad de marcas globales. En 2011, los productos agrícolas conformaron el 20% de sus exportaciones de productos. El valor de las exportaciones de comida subió desde los 4 mil millones de euros (US$ 5,5 mil millones) en 2001 a unos 16,1 mil millones de euros en 2011. El gobierno espera que éste aumente unos 6,7 mil millones de euros más para el año 2020.

¿Por qué, en medio de una economía post-industrial, la industria de la comida sigue floreciendo? Mucha de esta respuesta yace en una agrupación en la región central del país. Los legisladores en todas partes se encuentran obsesionados por crear sus propios Sillicon Valleys. Pero el ejemplo de Dinamarca sugiere que la lógica del agrupamiento puede ser también aplicada tanto a industrias antiguas como a las nuevas. En Dinamarca central, así como sucede de igual forma en el estado de California, la innovación está en el aire, mejorar la productividad es una forma de vida y el total es mayor que la suma de las partes. Los empresarios ven el futuro en la carne y la leche.

Esta agrupación incluye a varias grandes compañías, las cuales actúan como sus inversionistas principales: Danish Crown, Arla, Rose Poultry y DuPont Danisco. (La adquisición de Danisco por parte de Dupont en 2011, la cual creara una gran ansiedad en cuanto a que las multinacionales estadounidenses adquirieran las joyas de la corona de Dinamarca, fue una señal de la vitalidad que tenía el sector agrícola). Muchas empresas más pequeñas también están surgiendo, actuando como indicadores de tendencias nacientes e incubadoras de nuevas ideas.

Aunque la industria de alimentos, intensiva en capital y altamente regulada, raramente es un terreno rico para los emprendedores, en Dinamarca es uno fértil. Muchas empresas jóvenes se encuentran confeccionando herramientas de tecnología de información (TI) para diferentes sectores del negocio: LetFarm para los campos, Bovisoft para los establos, AgroSoft para los cerdos, Webstech para los granos. ISI Food Protection se enfoca en tratar con organismos que dañan la comida o esparcen el envenenamiento de la misma. InOMEGA3 se especializa en ingredientes que contienen los ácidos grasos del Omega-3, a los cuales se les ha acreditado por poseer diversos beneficios para la salud. Soy4you desarrolla alternativas para los productos cárnicos.

La agrupación además tiene una colección de instituciones impulsadoras de productividad como el Centro de Investigación Ganadero Danés y el Centro de Conocimientos para la Agricultura. Las universidades danesas permanecen al frente de la agroindustria: en la Universidad Técnica Danesa (DTU por sus siglas en inglés), unas 1.500 personas trabajan en asuntos relacionados con la comida. Una tradición de sociedades público-privadas, las cuales comenzaran con agricultores formando cooperativas para mejorar la producción y el marketing a finales del siglo XIX, continúa floreciendo. Un parque agroalimentario cerca de Aarhus, respaldado por la industria y el gobierno regional, está por ser completado pronto. Éste ya emplea a 800 personas y se espera que tenga un personal de 3.000 para el año 2020.

La palabra en boca de todos es “innovación”. Las grandes empresas se encuentran construyendo centros para desarrollar nuevos productos. Arla se encuentra invirtiendo 36 millones de euros en uno de ellos en el parque agroalimentario. El centro de DuPont en Aarhus es parte de una red global con subsidiarias en EUA, Australia y China. Estas empresas además se encuentran abandonando sus costumbres insulares, colaborando así con emprendimientos y patrocinando festivales de comida y chefs estrella. Las universidades se encuentran añadiendo departamentos: Aarhus ahora posee un centro devoto al comportamiento del consumidor con respecto a la comida y DTU está enfocándose en el “bio silicón” –aplicando la TI a la comida.




Este es el resumen del artículo "Traigan la tocineta a casa" publicado en Enero 04, 2014 en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Industria de alimentos y bebidas.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc