Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



¿Es la deuda china una bomba a punto de estallar?



Revista: Knowledge @ Wharton
Tema: Negocios con China
Fecha: Mayo 13, 2014
China el mes pasado no pudo cumplir con los intereses de sus bonos de deuda, y dos importantes empresas debieron recurrir al default. Altas tasas de inversión, alimentadas por préstamos, representan más del 45% del PIB y contribuyeron a un 80% del crecimiento chino en los últimos diez años, pero en la medida en que se les dificulte a los prestatarios pagar el valor contratado, el crecimiento del PIB chino podría desacelerarse llegando a un 4% en dos años. Para Morgan Stanley, China se acerca a su "Momento Minsky", aquel en que el prestatario ya no puede refinanciar sus préstamos ni contratar uno nuevo para pagar los intereses debidos, lo que suele coincidir con restricciones del crédito por parte del banco central. La mayor parte de los expertos no cree que el país llegue a ese extremo, y que debería haber una desaceleración controlada, y no una espiral peligrosa y fatal. Muchos aún predicen un índice de crecimiento del 7% al 7,5% del PIB para este año, aunque se espera que este se frene en algún momento, no se sabe si de forma gradual o abrupta.

Otros observan que la ansiedad derivada de los incumplimientos de pagos en China está aumentando, y se prevé un año confuso y delicado, ya que el país estará dejando la fase de expansión del crédito y no existe precedente para esa salida. Para algunos, aunque China tenga un problema de deuda, un proceso controlado de desapalancamiento es más probable que una debacle, en que los eventos asumen el control del proceso. Si el país consigue desapalancar su economía de manera relativamente controlada, con reformas que la coloquen en un camino de crecimiento que dé prioridad al consumo, y no la inversión, puede acabar en una posición más fuerte que antes. Otros creen que el mayor riesgo para el sistema está en la contratación de préstamos en el sector privado. El escenario más probable sería un "desapalancamiento controlado", en que el Gobierno chino decida, caso a caso, si debe salvar a un prestatario.

Para algunos la deuda del gobierno local no debe preocupar tanto. Juntas, las deudas de los gobiernos local y central suman un 50% del PIB, nivel relativamente modesto para los patrones internacionales. La reforma que el país necesita consiste en la introducción de un mecanismo de financiación para los gobiernos locales, pues los problemas ocasionados por las deudas locales están cerca de su punto máximo, pero Pekín aún no ha elaborado ninguna solución en forma de prototipo. Pero aunque consiga financiar la deuda del Gobierno local, tendrá todavía que enfrentarse al sistema de bancos paralelos, cada vez mayor, y que está detrás de buena parte de los préstamos arriesgados de los gobiernos locales y del sector privado.

Si el camino delicado de la expansión restringida del crédito y la resolución de la deuda de amortización dudosa pueden ser negociados este año, ese será un precio aceptable a pagar por un sistema financiero más sofisticado y capaz de asignar de forma más eficiente el capital y proporcionar crecimiento sostenible a largo plazo. Cuando las autoridades permitan la suspensión de pagos de algunas empresas privadas y el colapso de productos del sistema bancario paralelo, estará enviando una señal positiva a las familias de que es arriesgado invertir en títulos corporativos o productos de gestión de patrimonio en comparación con depósitos bancarios de bajo retorno. Desde una perspectiva optimista, China probablemente pasará por una etapa de bajo crecimiento, pero hay buenos indicadores capaces de soportar un aterrizaje suave y proporcionar una nueva fuente de demanda a medida que la expansión del crédito se desacelere. Y con un PIB de US$ 8 mil millones, el Gobierno tiene una enorme capacidad fiscal. Aún será necesario algo de tiempo para que los problemas sean realmente serios.




Este es el resumen del artículo "¿Es la deuda china una bomba a punto de estallar?" publicado en Mayo 13, 2014 en la revista Knowledge @ Wharton.

Vea otros artículos publicados en Knowledge @ Wharton u otros artículos sobre Negocios con China.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc