Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



¿Es preciso dividir los monopolios digitales?



Revista: The Economist
Tema: Internet
Fecha:
El parlamento europeo está en campaña contra Google, para asegurar que las empresas y los consumidores de ese continente tengan oportunidad ante el gigante. Recientemente hicieron un llamado a desmembrar la empresa. Aunque no tienen el poder de hacerlo, si cabe preguntarse: ¿qué tan preocupante es el dominio de Google y un puñado de empresas sobre Internet?

Google tiene 68% del mercado de búsquedas web en EUA y más del 90% en muchos países europeos. Al igual que Facebook, Amazon y otros gigantes tecnológicos, se aprovecha del “efecto de redes”, según el cual la popularidad atrae más usuarios y se vuelve más popular, y así en perpetuidad. Una vez que alguien comienza a usar sus servicios (búsqueda, e-mail, mapas) raramente se mudan a otro.

No hay duda de que Google domina. La pregunta es si abusa de ese dominio. Se le acusa de favorecer sus propios servicios en los resultados de búsqueda y de colocar respuestas en los resultados en lugar de referir a la página en cuestión. Pero este comportamiento no puede compararse con lo que hizo Microsoft para acabar con Netscape. Adicionalmente, muchas de esas características que dañan a sus competidores, favorecen a los consumidores (mostrar detalles de un vuelo, la definición del diccionario o un mapa en la misma página de resultados, les ahorra tiempo). Aunque los anunciantes deben pagar caro por aparecer como patrocinado, los usuarios reciben un servicio gratis – similar a cuando el floristero paga por aparecer en las páginas amarillas, pero el usuario las recibe gratis.

Existen buenas razones por las cuales no se deberían regular los monopolios en internet en forma energética. Primero, las barreras de entrada en el mundo digital son muy bajas, nunca había sido tan fácil como hoy lanzas un nuevo producto o servicio (ej: Instagram o WhatsApp). Segundo, aunque cambiarse de Google a otro servicio no es fácil, la empresa no “encierra” al usuario como lo hacía windows. El efecto de redes, aunque influye, no es una ventaja por siempre (ej: MySpace). Tercero, es bien conocido que los gigantes tecnológicos eventualmente caen, cuando no logran adaptarse a los nuevos tiempos (ej: IBM). Hasta ahora, ninguna gran empresa tecnológica ha permanecido en el tope de un ciclo al siguiente.

La “Googlefobia” del Parlamento Europeo tiene dos motivos, uno malo y uno bueno. El malo, es proteger las empresas locales. Entre los principales opositores de Google en el continente están Axel Springer y Hubert Burda, dos gigantes de medios alemanes. En lugar de esto, deberían preguntarse por qué Europa no ha producido un Google o un Facebook. Abrir el mercado de servicios digitales lograría mucho más que proteger a los suyos.

La buena razón es el temor por la privacidad. Ciertamente, es correcto limitar la habilidad de Google y Facebook de usar datos personales. Pero para ello, deberían regular el “comportamiento” de las empresas y no su poder de mercado. Si lo hicieran así, realmente beneficiarían a los ciudadanos del continente.




Este es el resumen del artículo "¿Es preciso dividir los monopolios digitales?" publicado en en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Internet.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc