Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



La crisis monetaria de Cuba



Revista: Business Week
Tema: Negocios en Cuba
Fecha:
El CUC es la moneda requerida para la compra de casi todas las cosas importantes en Cuba desde 1994, pero los cubanos reciben sus salarios en una moneda diferente, el peso nacional, que vale 1/25avo del CUC. Pero esto está por cambiar, el próximo año Cuba va a eliminar gradualmente el CUC en un plan de siete pasos anunciado por el presidente Raúl Castro hasta quedar invalidado en lo que los economistas cubanos llaman el Día Cero y el peso regular cubano se volverá intercambiable contra un conjunto de cinco monedas fuertes, entre ellas: el yuan, el euro y el dólar americano. Raúl Castro se está jugando el poder al soltar algún control sobre la economía a cambio de crecimiento, asegurando la supervivencia del régimen.

Aún persiste la acumulación de dólares, un mercado negro inestable y una profunda desconfianza en las especulaciones financieras del gobierno. Los rumores urgen a salir de los CUC y convertirlos en dólares. Muchos lo hacen fuera del cambio oficial, ofreciendo un 3% más a los extranjeros. Tras la desesperación económica producida por el final del subsidio soviético en 1991, en 1994, el gobierno introdujo el CUC, que convirtió al turismo en una lucrativa salvación y se convirtió la única forma de comprar la mayoría de los productos de consumo. Este es el dilema, en Cuba los salarios se pagan en pesos, un promedio de solo US$ 20 mensual (el costo de la supervivencia está por unos US$ 50 mensuales) y la mayoría de los productos deben ser pagado en CUC en las tiendas estatales donde esta es la única moneda aceptada. Ese ineficiente sistema de dos monedas ha permitido al gobierno mantener un casi total dominio sobre la economía, pero finalmente ha comprendido que es económica y políticamente insostenible.

Raúl Castro asumió el control en 2006, pero no fue hasta el otoño de 2010 que habló de las reformas que expandían el trabajo por cuenta propia, removían los límites de contratación en pequeños negocios y protegían a los inversionistas extranjeros de la expropiación. Las empresas mixtas hoteleras son rutina actualmente, con 60,000 habitaciones disponibles. Un nuevo puerto en Mariel, construido por Brasil, ha creado capacidades de exportación. La cifra de empresarios con licencia ha crecido desde 140,000 en 2010 a más de medio millón hoy, de los que casi la mitad son verdaderas empresas, concentradas fuertemente en el turismo y los restaurantes, incluyendo taxis, transporte, tiendas de ropa, y montones de construcciones. Ya los cubanos pueden tener sus teléfonos celulares, comprar y vender sus casas y alojarse en hoteles en CUC. Raúl también ha suavizado, si no liberado, el control sobre la expresión. Los disidentes y oponentes al régimen hoy son vistos a menudo en conferencias en Miami, New York, y Bruselas. En los 1970, Cuba tenía unos 15,000 prisioneros políticos; ahora se estima que están entre 50 y 60.

La apertura es tangible: en diciembre, Cuba y EUA anunciaron que pretenden restablecer relaciones después de más de cuatro décadas de enemistad. El cambio de moneda está sucediendo en la práctica. El primer paso fue decirlo a la gente para prepararlos psicológicamente para la transición. El paso dos fue la emisión, desde febrero, de nuevos billetes de alta denominación. Los pasos que faltan permanecen vagos, pero Raúl ha dicho en su discurso que las dos monedas deben ser reconciliadas antes del 16 de abril de 2016, fecha del próximo Congreso del Partido Comunista, por lo que el Día Cero vendrá antes. Dentro de un año, con el peso posiblemente enfrentado a un montón de monedas, se corre el riesgo de que pueda surgir una inflación escondida y un poder adquisitivo exagerado.

Aunque la economía luce mejor que nunca desde 1991, Cuba permanece, profunda y peligrosamente dependiente de la economía colapsante de Venezuela, que le sigue donando 100,000 barriles de petróleo diarios a mitad del precio del mercado, lo que esconde un 45% del déficit comercial de la isla. Venezuela también paga US$5.5 mil millones anuales a casi 40,000 profesionales de la medicina cubanos. Ninguno de estos apoyos puede durar sin cambios. Lo último en la lista cubana de reformas es compartir el poder. El PCC insiste en que nada cambiará nunca en Cuba, pero la reconciliación de Obama tendrá su efecto. Los disidentes, los políticamente ambiciosos y los activistas de derechos humanos creen que algún día les será legalmente permitido existir y su trabajo, ahora secreto, podría volverse rutina. La muerte del CUC podría resultar ser el Día Cero para algo más que una moneda cómica.




Este es el resumen del artículo "La crisis monetaria de Cuba" publicado en en la revista Business Week.

Vea otros artículos publicados en Business Week u otros artículos sobre Negocios en Cuba.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc