Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Cómo encender a los Estados Unidos



Una película satírica del 2004 llamada "Un Día sin Mexicanos" imaginó a los californianos huyendo despavoridos luego de que sus cocineros, niñeras y jardineros habían desaparecido. Este sería un drama más aleccionador si se escenificara en los Estados Unidos de la actualidad. Si 57 millones de hispanos fueran a desaparecer, las escuelas públicas infantiles perderían un niño de cada cuatro y a los empleadores desde Alaska hasta Alabama les costaría trabajo seguir en pie. Imaginemos la escena a mediados de siglo, cuando la población hispana se haya duplicado de nuevo.

Escuche a algunas personas, y a algunos parásitos amenazar a los Estados Unidos, un país bondadoso con una amplia apertura de fronteras. Casi dos siglos después de que Estados Unidos fuera fundado, más del 80% de sus ciudadanos eran blancos de origen europeo. Hoy en día los blancos no hispanos han caído por debajo de los dos tercios de la población. Ellos están en camino de convertirse en una minoría para el año 2044. En una reciente reunión de Republicanos con ambiciones presidenciales, el ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, se quejó acerca de "personas ilegales" apresurándose en venir al país "porque han escuchado que hay un plato de comida justo al otro lado de la frontera".

Los políticos tienen razón cuando dicen que una revolución demográfica se está llevando a cabo. Aunque su pánico acerca de la inmigración y el interés nacional no es correcto. Estados Unidos necesita sus hispanos. Para poder prosperar no los debe excluir, sino ayudarlos a desarrollar su potencial.

Los políticos de tanto la izquierda como de la derecha tendrán que cambiar su tono. Para comenzar, tendrán que dejar de tratar a los hispanos como a un grupo casi individual –de villanos o víctimas del sistema de inmigración. Casi 1 millón de hispanos llegan a la edad legal de votar cada año. Con cada elección, los hispanos desearán escuchar menos acerca de inmigración y más acerca de reformas en las escuelas, servicios de salud accesibles y políticas que les ayudarán a introducirse en la clase media.

Dado que sus votos no pueden darse por sentados, los hispanos serán cada vez más influyentes. Esto es especialmente cierto para aquellos que dejan la iglesia católica para convertirse en protestantes. Este subconjunto ya supera a estadounidenses de origen judío, y no deja de ser una cosa rara: un electorado verdaderamente decidido a apoyar a Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama. Los Estados Unidos deberían acoger con beneplácito la competencia: su esclerótica democracia necesita de votantes decisivos.




Este es el resumen del artículo "Cómo encender a los Estados Unidos" publicado en en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Demografía y Migracion.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc