Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



El califato se agrieta



Los yihadistas del Estado Islámico (EI) se han convertido en la organización terrorista más peligrosa del mundo. Desde Siria y el noroeste de Irak, se movieron hacia el sur y estuvieron cerca de tomar Bagdad. Mataron a los prisioneros hombres en brutales videos y esclavizaron a las mujeres. Grupos desde Nigeria hasta Libia y Afganistán les juraron lealtad. Su amenaza ha unido a aliados improbables: en Irak, EUA suministra el poder aéreo, e Irán agrupa a las fuerzas terrestres. El EI difiere de anteriores grupos yihadistas, incluyendo a Al-Qaeda: es único en su brutalidad con los adversarios y tiene excelentes publicistas. Lo que más lo distingue es su reclamo de haber restaurado el califato islámico. Para los occidentales, eso es absurdo y jactancioso; para muchos sacerdotes islamitas, una herejía. Pero ha despertado una forma de mesianismo y miles de musulmanes han corrido a luchar por la Utopía Islámica.

Pero se hace cada vez más evidente una grieta en el califato. Está perdiendo terreno, dinero y el consentimiento de los que gobiernan. Han sido expulsados de la ciudad siria de Kobane por curdos respaldados por EUA, y están siendo aplastados en Tikrit por el ejército iraquí y las milicias chiitas coordinadas por Irán. Su territorio se ha encogido en alrededor de un 25% y sus fondos están menguando. EUA y sus aliados han bombardeado instalaciones petroleras lucrativas. La mayoría de los rehenes han sido vendidos o asesinados. Podrían haber perdido hasta un 75% de sus ingresos, lo que les dificulta seguir peleando y proveer los servicios para los 8 millones de personas que gobiernan. Esto explicaría signos de tensión interna. Han empezado a matar a sus propios seguidores, y los residentes se quejan de extorsión, represión violenta y deterioro de los servicios públicos. El califato está fallando como estado conquistador y como modelo de sociedad. Su fallo visible expone la bancarrota de su ideología.

La parte más difícil de derrotar a EI queda por delante. Después de que caigan en Tikrit, está Mosul, cuya recuperación es vital para minar su reclamo de ser un califato. La naturaleza de la campaña importa también. Las milicias chiitas patrocinadas por Irán que están a la vanguardia de la lucha en Tikrit han victimizado a civiles sunitas en batallas anteriores y se teme que, al depender tanto de Irán, Irak termine convertida a una dictadura iraní, pues su población suní se unirá aún más fuertemente al EI como sus mejores y únicos protectores. El ataque en Mosul debe ser dirigido por un ejército iraquí profesional y no sectario, pero está desmoralizado y poco preparado.

Pero aun si Mosul es tomada, mientras Siria no sea pacificada (y posiblemente no lo sea por muchos años), EI puede esperar allí, controlando bandas en el este, desestabilizando áreas sunitas de Irak y esperando otro chance de levantarse. La derrota en Mosul podría reducirlo a una entidad en la parte trasera, o llevarlo a desintegrarse en un montón de feudos disputando entre sí, como gran parte del resto del país. Todavía representará una grave amenaza al mundo de afuera y necesitará una constante vigilancia, aunque la degradación lo hará más fácil de contener que lo que es actualmente. Pero por mucho que el Estado Islámico sea una causa del caos del Medio Oriente, también es un síntoma. Su ideología alimenta la victimización de los suníes y ha echado raíces en toda la región, especialmente donde el estado ha colapsado. Derrotarlo es, en última instancia, una cuestión de reconstruir gobiernos en el mundo árabe, una tarea que tomará décadas. Reducir al califato es solo el primer paso vital.




Este es el resumen del artículo "El califato se agrieta" publicado en en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Negocios en Medio Oriente.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc