Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



¿Atlántico o Pacífico?



En el escenario global de hoy muchos se preguntan si existe convergencia posible entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico (AP). Según expertos, tienen diferencias, porque la política de desarrollo, el tamaño de los mercados y la estructura exportable son distintos, y los procesos de integración de cada uno tienen sus complejidades y distintas estrategias de inserción. El consenso parece orientarse a superar esa visión maniquea que los presenta como modelos comerciales contrapuestos y en constante fricción. Si fuesen dos economías nacionales serían la quinta y la sexta del mundo. Pero como modelos nacieron y se desarrollaron sobre carriles distintos. La agenda externa de los países de la AP es mucho más dinámica. Su arancel promedio se situó en torno a un 6%, en tanto el del Mercosur lo dobla, situándose en un 11%. Uno de los principales logros de la AP es la desgravación arancelaria para el 100% del comercio de bienes y fue concebida con orientaciones claras al libre comercio (mantiene TLC con más de 80 países), sus miembros tienen una estructura institucional democrática sólida, mercados dinámicos y globalizados y condiciones favorables para la inversión.

El Mercosur es por definición un bloque de comercio intrarregional, y se ha transformado en un mercado relevante para países de la propia AP, que no comercian tanto entre sí, como Chile, Colombia, y Perú. Esto podría permitirle expandir aún más sus mercados intrarregionales, y tener la oportunidad de dinamizar su participación en otros mercados, en particular el de Asia-Pacífico, que forma parte del código genético de la AP. El dinamismo de los acuerdos comerciales de la región con el mundo les ha impreso una presión adicional a las agendas externas de ambos bloques. Expertos creen que el crecimiento de las multilatinas en China demuestra el elevado interés de las empresas regionales por expandir mercados, y las inversiones chinas en Latinoamérica muestran interés por asegurar oferta de materias primas de la región. América Latina debe mejorar sus infraestructuras, su desempeño logístico e institucional para atraer una IED China de calidad, y las condiciones globales actuales y las perspectivas aceleran la necesidad de atender estos retos y buscar potenciar estas relaciones.

Hay quienes supeditan el acercamiento AP-Mercosur al aspecto arancelario. Otros, insisten en que hay muchos otros temas de convergencia. Chile ya ha explorado varios puntos, y está trabajando con Mercosur. Se armará para empezar una agenda corta y práctica con elementos específicos vinculada al quehacer del operador comercial específico. Mucho dependerá, sin embargo, de lo que suceda en Brasil y, en menor medida, en Argentina. El enfoque de Mercosur no es el más versátil para una economía como Brasil, con sectores potenciales que se desmarcan de las características típicas de las exportaciones, que necesita una estructura productiva y comercial que se corresponda con las nuevas necesidades del mercado y que le permita crecer, recuperando competitividad a escala global.

Algunos creen que el estancamiento en la agenda externa del Mercosur no es definitivo. Tanto Argentina como Brasil van a tener que tomar decisiones (orientarse a una mayor apertura y facilitar las iniciativas privadas, acercándose a la AP en los años próximos), y Brasil empujaría el acuerdo con la Unión Europea (UE) porque sería la forma de bajar las presiones por parte de sus socios, como Uruguay y Paraguay, que ya son observadores de AP y se sienten más identificados con ese bloque. Ahora bien, las expectativas de la convergencia tienen sus limitaciones, más en lo que respecta a la conciliación de los aranceles promedio. Sí hay consenso en que la concertación y la exploración de acuerdos específicos interregionales entre AP y Mercosur marcarán el camino a seguir en América Latina, que tendrá que estar respaldada por un modelo comercial y político sostenible, flexible, de apertura, integración y crecimiento conjunto.




Este es el resumen del artículo "¿Atlántico o Pacífico?" publicado en en la revista América Economía.

Vea otros artículos publicados en América Economía u otros artículos sobre Comercio exterior.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc