Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Religión al por menor



Revista: The Economist
Tema: Negocios
Fecha:
Robert Schuller, que murió el pasado 2 de abril, fue el líder ejemplar de una camada americana de hombres de negocios: los pastores-empresarios. Había comenzado a predicarles a las vacas de su padre a los cinco años y abrió su primer ministerio en 1955, en un autocine de Los Ángeles. Su esposa tocaba el órgano adosado a la parte trasera de su auto y Schuller predicaba por unos pequeños altavoces, desde el techo de un puesto de salchichas, a una audiencia sentada en sus autos. Su lema: “Ven como estés, reza en el auto familiar”. A medida que su audiencia creció y los impuestos aparecieron, abandonó el puesto de salchichas y en 1961 construyó una iglesia de cemento y ladrillo. En 1970 empezó a transmitir su “Hora de Poder”, de la que fue anfitrión hasta 2010, con una audiencia de alrededor de 20 millones en unos 180 países. En 1980 construyó en Garden Grove su Catedral de Cristal de US$ 20 millones.

La clave de su éxito fue su incansable enfoque en el cliente. Hablaba de su Catedral de Cristal como “un centro comercial de 22 acres para Jesucristo” y de sí mismo como un “minorista religioso”. Como buen centro comercial, allí se vendían desde comestibles hasta zapatos, y como buena megaiglesia, desde estudios bíblicos hasta clases de baile. Y como un minorista debe conocer a sus clientes, llevaba a cabo pequeñas encuestas en su audiencia, y también entre la gente a la que todavía no había alcanzado. En sus sermones le daba a su público lo que quería. Reconocía que la prédica de “fuego y azufre” de los antiguos evangélicos había limitado su atractivo en un mundo de McDonald’s y Disneyland. Él predicaba un protestantismo diferente. Las economías de escala lo ayudaron a reducir los costos de alcanzar una mayor audiencia; la “Hora de Poder” lo hizo el predicador más ampliamente visto en el mundo. Instaló en su catedral de cristal uno de los mejores órganos del mundo e invitaba constantemente a celebridades, incluyendo presidentes y estrellas de cine. Y hacía promoción cruzada: sus bestsellers promovían a su iglesia y viceversa.

Los seminarios de Schuller sobre liderazgo atraían a multitudes de aspirantes a pastor-empresarios, que pagaban caro por sus conocimientos. Pero en su obsesión de pensamiento positivo, ignoró el problema del fracaso: en la última década, su círculo de expansión virtuoso y su propaganda se tornaron viciosos. El campo se había abarrotado de otros vicarios más vigorosos, sobre todo de economías como la de Brasil y su familia sacaba demasiada renta del negocio, pero lo que echó abajo el edificio fue el más antiguo problema de las empresas familiares: una sucesión deteriorada. Él instaló a su hijo como sucesor elegido en 2006, pero lo destituyó dos años después argumentando “falta de visión compartida”, y lo reemplazó con sus hijas mayores. En 2010, su enorme empresa se declaró en quiebra, con deudas de más de US$ 43 millones. En 2012, Schuller vendió su Catedral de Cristal a la diócesis de la Iglesia Católica Romana de Orange por US$ 57.5 millones y hasta demandó a su anterior ministerio por US$ 5 millones, por transgredir los derechos de autor e infracción de contrato. Su marca se ha vuelto ampliamente tóxica.

La caída de Schuller ofrece una parábola realista para los moradores de Silicon Valley. Los titanes tecnológicos y tele-evangelistas no solo respiran el mismo aire californiano, hay más similitudes entre las dos tribus de lo que ninguno se molestaría en admitir. Ambos están marinados en pensamiento positivo, con líderes voluntariosos, que buscan dominar el mundo. Y ambas deben estar siempre en guardia contra más nuevos y ágiles rivales. El imperio de negocios de Schuller colapsó, en parte, debido a que no se adaptó a un mercado cambiante y más abarrotado. Lo mismo podría ser cierto algún día para algunos de los floreciente imperios tecnológicos del Valley.




Este es el resumen del artículo "Religión al por menor" publicado en en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Negocios.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc