Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Mucho más de Moore



Las noticias sobre la muerte de la Ley de Moore han sido siempre ampliamente exageradas. Desde que Gordon Moore, cofundador de Intel, publicara en el año 1965 su tesis según la cual la cantidad de transistores que podían incluirse en un área determinada de silicón se duplicaría cada año, la gente comenzó a darla por muerta. Poco después corrigió su estimado a dos años, convirtiéndose en su “ley”. Una y otra vez esta ley ha probado a sus detractores que está en lo correcto; el crecimiento exponencial continuó, liderando la revolución digital.

Medio siglo después, la ley pareciera estar perdiendo fuerza. No se trata de que los límites físicos se interpongan en el camino (aunque producir transistores de 14 nanómetros o billonésimas de metro puede ser complicado). Intel asegura que pueden mantener la ley unos 10 años más. El tamaño del transistor podría llegar al grosos de la membrana celular. Adicionalmente, ha comenzado a apilar componentes, construyendo efectivamente chips 3-D.

El verdadero reto para la ley es económico. La ley no se trataba solo de reducir el tamaño, sino de reducir el precio. Cuando hace unos años los transistores llegaron a 28 nanómetros, los fabricantes encontraron que el costo de su diseño y manufactura comenzó a aumentar de forma importante. Las nuevas plantas ahora cuesta unos us$6 mil millones. En otras palabras, los transistores puede seguir encogiéndose, pero se están volviendo más costosos.

Los fabricantes de smartphones y dispositivos móviles quieren que se empaque más poder computacional y almacenamiento en menos espacio, y estarán dispuestos a aceptar el aumento en el costo. Pero lo compacto no es de tanta importancia para otra área en crecimiento, la computación en la nube. El espacio disponible para centros de datos no es tan crucial como lo es para los iPhones. Para ellos, resulta más importante la eficiencia energética (cuanta energía consume cada servidor y cómo mantenerlos suficientemente fríos para que no se derritan). Afortunadamente, un corolario de la Ley de Moore indica que la eficiencia energética sigue la misma ley.




Este es el resumen del artículo "Mucho más de Moore" publicado en en la revista The Economist.

Vea otros artículos publicados en The Economist u otros artículos sobre Industria de tecnología.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc