Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



El doble filo de la adecuación cultural



Todo empleador se esfuerza lo máximo posible para seleccionar a sus candidatos, entrevistarlos y verificar sus referencias en un intento de hacer la mejor contratación posible. Hay los que llegan, inclusive, a tomar medidas más científicas al recurrir a un proceso de entrevista estructurado; o someten al empleado en potencia a una prueba en el lugar de trabajo como si fuera una auténtica audición.

Hay otra cuestión crítica que, consciente o inconscientemente, está en el centro de cualquier proceso de contratación: ¿el candidato se adaptará bien a los compañeros y a su gerente? ¿Y con los valores y cultura en general de la empresa? Pero, la adecuación cultural no es fácil de medir, tal vez porque también sea difícil definirla claramente.

Se trata de un término increíblemente libre, y a menudo es libre basado en un instinto visceral. El mayor problema es que aunque se invoque a la adecuación cultural como razón para contratar a alguien, es mucho más común usarla para no contratar. Las personas no pueden decirle por qué aspecto de la cultura están preocupadas.

La clave consiste en saber cómo medir esa adecuación cultural. Esto no quiere decir que debamos descartar íntegramente la adecuación cultural. No se trata, necesariamente, de algo malo. Pero la pregunta que se debe hacer es la siguiente: ¿es posible llegar a ella a través de esas otras cualidades? Creo que estamos usando esas otras cualidades como sustitutas de la siguiente pregunta: ¿Esa persona se adaptará a este lugar? Por lo tanto, estamos dando un salto, haciendo una gran suposición según esas semejanzas.

Hay buenos motivos para seleccionar candidatos que se adapten culturalmente, con tal de que tal adaptación cuente con una definición y con una forma para que eso suceda. Cuando las personas no se adaptan a la empresa, ellas no se sienten bien. En general, no son seleccionadas, y cuando lo son, no les gusta la experiencia y acaban marchándose.

A veces, el conjunto de habilidades está presente, pero el tipo de vinculación social que engrasa las piezas en las relaciones no está presente, lo que da lugar al roce y a la infelicidad.




Este es el resumen del artículo "El doble filo de la adecuación cultural" publicado en en la revista Knowledge @ Wharton.

Vea otros artículos publicados en Knowledge @ Wharton u otros artículos sobre Recursos Humanos.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc