Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Una guía para trabajar con un jefe que tiene otro estilo de comunicación



Revista: Mashable
Tema: Desarrollo gerencial
Fecha:
Si siente que usted y su jefe nunca están en la misma página, bienvenido al club. La mitad de los empleados piensan que su jefe es terrible, y pasan unas 19 horas a la semana preocupados por los que estos hacen o dicen. El estrés que esto produce puede llevar a pérdida de productividad y a problemas de salud.

La buena noticia es que hacen falta dos personas para manejar una relación y para comunicarse. De manera que si puede hacer algo para mejorar la interacción. Tenga en cuenta...

1. No todos los supervisores son buenos comunicadores: ser buen líder y buen comunicador, aunque asumimos que siempre vienen juntos, no siempre están relacionados. Existen diversas razones por las cuales un supervisor puede no ser bueno comunicando, y van desde que han olvidado lo que es estar en el rol de subordinado, hasta tener miedo de decir algo incorrecto.

Un líder tiene que tomar decisiones frecuentes sobre cómo utilizar su tiempo, y la comunicación, especialmente con sus subordinados, suele ser dejado de lado. La comunicación es una inversión a largo plazo, no cuenta con la urgencia de las fecha tope a corto plazo.

Lo importante es entender que la mala comunicación no significa que sea inepto o que no merezca su puesto. Significa que usted, si quiere ser el empleado más valioso, debe ir más allá de sus deberes normales para entender por qué se siente en una página distinta, y qué puede hacer para mejorar la situación.

Por ejemplo, si después de una reunión no le queda claro qué es lo que debe hacer, ¿será porque le deja suficiente campo para que decida? O si le respondió un e-mail en forma ambigua ¿pudiera ser que no tuvo tiempo de leerlo?

2. La única que persona a la que usted puede cambiar es usted: una vez que entienda lo que anda mal, debe buscar cómo adaptarse. Una de las mejores formas es buscar aquellas personas que si parecieran estar en la misma página que su jefe, y aprender de estos.

Por ejemplo, su jefe puede estar de acuerdo con el que habla de último, pero no con el primero. O usted se comunica informalmente, y quienes lo hacen formalmente logran mejores resultados.

Experimente. Si usted suele compartir nuevas ideas por teléfono, pruebe por e-mail (o viceversa). Si suele dar feedback por mensaje de texto, pruebe en persona. Busque nuevas estrategias de comunicación.

Por otro lado, recuerde que no siempre debe usted adaptarse. Es importante proveerle a su jefe la información que necesita para ser efectivo. De manera que si este le pregunta cómo prefiere recibir información, no le diga “como usted prefiera”, dígale lo que usted prefiere.

Una buena comunicación entre jefes y empleados beneficia a todos. Si su comunicación no es buena, no tire la toalla. Tómese el tiempo de buscar la forma de mejorar la situación. Será un tiempo bien invertido.




Este es el resumen del artículo "Una guía para trabajar con un jefe que tiene otro estilo de comunicación" publicado en en la revista Mashable.

Vea otros artículos publicados en Mashable u otros artículos sobre Desarrollo gerencial.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc