Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Elecciones argentinas acaban con el aire de invencibilidad del peronismo



Cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner votó por su sucesor el pasado domingo, esperando lógicamente que triunfara su partido, aseguró estar dejando “un país normal”, y tenía razón, pero no de la manera que ella pretendía. Su elegido, Daniel Scioli, no resultó electo, pues el candidato de la oposición, Mauricio Macri, surgió para forzar una segunda vuelta. Tras muchas décadas de populismo cargado de personalidad, la política de Argentina podría estar entrando de puntillas en el mundo que comparten la mayoría de las demás democracias, el abrirse a un debate y compromiso mayores, aceptando algunas relaciones más realistas con los mercados globales y el orden internacional. Macri podrá no ganar en la votación del próximo mes, pero ha arañado el aire de invencibilidad que rodeaba al peronismo, esa teoría mal definida que ha dominado la política de este país desde que comenzó con Juan Domingo Perón hace unas siete décadas y que declara que Argentina vive según sus propias reglas.

La noche de ese domingo no fue buena para la presidenta Fernández y su movimiento. No solo Scioli recibió una porción de votos inferior a lo predicho. El principal vocero de su gobierno, Aníbal Fernández, fue el candidato por su partido para gobernador de Buenos Aires y perdió por una cara relativamente nueva promovida por Macri, María Eugenia Vidal. Ha sido la primera vez desde 1987 que un no-peronista ha ganado la provincia mayor y más populosa del país. Los asistentes de Scioli hace tiempo han aclarado que él esperaba negociar con los deudores del país, trayendo un cambio gradual. Pero las encuestas posteriores sugieren más probablemente que él no logrará el poder sin luchar. Ahora está siendo forzado a ofrecer planes más claros. Ya accedió a un debate con Macri, algo que había rechazado anteriormente.

Macri dijo en una entrevista que los resultados han socavado el mito de que solo el peronismo puede gobernar ese país. Pero, en las 24 horas siguientes a su fallido triunfo, Scioli ha repetido ampliamente que continuaría con las políticas de Fernández respecto a la moneda y el control de precios y la fuerte intervención del estado en la economía. En un discurso alertó que Macri traería la devaluación y más deuda para Argentina. Según expertos, es un buen balance para los votantes peronistas decir que ciertas cosas cambiarán, pero que la mayoría permanecerá igual. El objetivo de Scioli es capturar votantes alineados con el tercer lugar en la votación, Sergio Massa, quien fuera jefe de gabinete con Fernández antes de romper con ella para formar su propio movimiento peronista. Por supuesto, Macri espera también atraer a aquel 21% de argentinos que votó por Massa. En el debate habló de algunas de las políticas claves de la campaña de Massa como prioridades en las que se enfocaría, incluyendo enfrentar el tráfico de drogas, el crimen y buscar la mejoría de las condiciones de vida de los pensionados. Y los votantes tendrán que preguntarse que si van a favorecer el cambio ¿por qué votar por Scioli y no por Macri?

El éxito de Macri viene también de sus intentos por practicar un tipo diferente de política. En lugar de llevar a cabo grandes mítines, Macri y Vidal optaron por ir de puerta en puerta en la provincia, una forma de hacer campaña que los haría aparecer como “gente normal que se preocupa”. El peronismo, como ha sido practicado por Fernández y su difunto esposo en los pasados años, evidentemente luchará en las próximas semanas, y nadie dice que esté muerto, pero hay un sentido creciente de que si no acepta el cambio podría enfrentar la derrota. La leyenda de que el Kirchnerismo era invencible ha caído. Solo resta dejar que la competencia se lleve a cabo y la sociedad podrá decidir si salvarse del desastre.




Este es el resumen del artículo "Elecciones argentinas acaban con el aire de invencibilidad del peronismo" publicado en en la revista Business Week.

Vea otros artículos publicados en Business Week u otros artículos sobre Negocios en Argentina.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc