Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



En busca de soluciones para alimentar al mundo en desarrollo



Las sombrías predicciones de hace un siglo de un mundo incapaz de alimentar a una explosión de la población no se materializaron debido en gran parte a la “Revolución Verde”, que utiliza técnicas innovadoras para aumentar drásticamente los rendimientos de los cultivos. Sin embargo, ¿habrá una segunda revolución verde que es más sostenible y capaz de alimentar la próxima ola de crecimiento de la población, especialmente en los países en desarrollo?

Un estudio reciente de la Comisión Consultiva de Dupont para la Innovación y la Productividad en la Agricultura en el Siglo XXI mostró que la trayectoria actual de crecimiento de la población y el consumo de alimentos no son compatibles. El informe predice un aumento del 23% de la población mundial que alcanzará la cifra de 9 mil millones para el año 2050. De esta cantidad, casi todo el crecimiento vendrá de los países en desarrollo, donde la productividad agrícola es relativamente baja, como es el caso en África subsahariana y Asia. “La producción mundial de alimentos tendrá que ser un 70% mayor que la actual para cerrar el déficit entre la oferta y la demanda”, dijo el estudio. Se trata de una “brecha de productividad” que necesita ser cubierta “sin que para eso se utilice una cantidad sustancialmente mayor de volumen de tierra”.

La primera Revolución Verde utilizó semillas híbridas, gestión moderna de los cultivos, fertilizantes químicos y pesticidas para salvar millones de vidas. Sin embargo, el Instituto de Recursos Mundiales (World Resources Institute) dijo que se pagó un precio por ello: la agricultura se convirtió en el “factor dominante” de la deforestación tropical; aún representa el 70% de toda el agua potable retirada de ríos, lagos y acuíferos y es responsable de la emisión de muchos de los gases de efecto invernadero en el mundo (24% en 2010). Sin embargo, hay razones para el optimismo moderado. La Organización para la Agricultura y la Alimentación [FAO] dijo que hay posibilidades para la creación de cultivos “obtenidos por métodos agroecológicos”. “Al final, el potencial para aumentar el rendimiento de los cultivos para alimentar a la población mundial cada vez mayor parece considerable”, dijo el grupo.

Un método más compatible con el medio ambiente es el tratamiento de las semillas con herbicidas y pesticidas, en lugar de esperar a que crezcan para convertirse en plantas maduras. Las plantas tratadas a partir de semillas ya incorporan estos productos químicos, lo que hace innecesaria la amplia difusión de estos compuestos. Puesto que los productos químicos ya se encuentran insertados en la propia planta, y no en el suelo alrededor de ellos, casi no hay riesgo de filtración a los ríos y arroyos cercanos. No es la solución perfecta, ya que algunas plagas en las plantas en fase de desarrollo no se verán afectadas por el tratamiento y pueden diezmar las cosechas. Sin embargo, el tratamiento realizado en la semilla es una de las opciones que crecen más rápido en la agricultura.

Otra estrategia holística es la agricultura de precisión, una combinación del uso de satélites, sensores inteligentes y sistemas informáticos sofisticados que limitan la aplicación de productos químicos agrícolas, agua y otros recursos únicamente a las áreas donde se necesitan. Lanzado en los 80, la práctica actual está tan generalizada que la Asociación de Maquinaria Agrícola Europea estima que el 70% y el 80% de los nuevos equipos agrícolas vendidos actualmente tienen componentes agrícolas de precisión.

Los satélites proporcionan información sobre la ubicación específica de la tierra, la vegetación, el agua y el clima. Los sensores controlan con precisión la humedad del suelo en el campo y recogen, por último, los datos sobre el contenido nutricional y la temperatura del suelo. Los programas de ordenador procesan los datos de todas estas fuentes e instruyen a los agricultores y al equipo agrícola con frecuencia, sobre exactamente dónde y cómo emplear estos recursos y con precisión la cantidad que cada uno necesita.




Este es el resumen del artículo "En busca de soluciones para alimentar al mundo en desarrollo" publicado en en la revista Knowledge @ Wharton.

Vea otros artículos publicados en Knowledge @ Wharton u otros artículos sobre Industria de alimentos y bebidas.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc