Google
Por Tema

Por Revista

Marzo 2016
Febrero 2016
Enero 2016
Diciembre 2015 libre
Noviembre 2015 libre
Octubre 2015 libre
Septiembre 2015 libre
Agosto 2015, Q2 libre
Julio Agosto 2015 Q1 libre
Julio 2015, Q1 libre
Junio 2015, Q2 libre
Mayo Junio 2015 libre
Mayo 2015, Q1 libre
Abril 2015, Q2 libre
Abril 2015, Q1 libre

Pruébenos gratis
Suscríbase
¿Cómo funciona?
Preguntas frecuentes
Sobre nosotros
Atención al Cliente



Por qué los libros de negocio siguen siendo tan populares



Es fácil criticar a los libros de negocios. Lo que era una industria aburrida hasta la publicación de En Busca de la Excelencia (1982), se convirtió en una industria exuberante que lanza centenares de productos en diversas subcategorías (autoayuda, cómo hacer ___, biografías, historias corporativas, etc.); los libros de negocio se han convertido en un gran negocio.

Los motivos y habilidades de quienes escriben, varían tanto como los temas que cubren. Los libros académicos, basados en esfuerzos serios de investigación, comparten espacio en los estantes con libros escritos por terceros para ejecutivos que quieren impulsar su imagen. Igualmente coexisten numerosos libros escritos por consultores gerenciales, para quienes son una especie de tarjeta de presentación gruesa que confirman sus credenciales.

Como en todo género, algunos libros de negocio son fantásticos, otros buenos y muchos bastante malos. A veces parecen largos artículos de revista, entradas en un blog o una presentación en PowerPoint adornada. Muchos escritores asumen que el éxito implica capacidad de hacer las cosas, por lo tanto, se puede ser exitoso estudiando el éxito de los demás (generalmente no es así: tendemos a llevarnos el crédito por los éxitos y culpar a factores fuera de nuestro control por los fracasos).

Otro problema más sutil es que no reconocemos que el “qué” (resultados deseados) suele ser genérico, pero el “cómo” es específico de cada organización. Las organizaciones son sistemas complejos, decidir qué hacer (y que no), como hacerlo y cuando hacerlo (o no), es un tema de juicio y experiencia del gerente. Es por ello que los libros simplistas, tipo lista de chequeo, suelen quedar atrapados entre historias únicas que no se pueden replicar y principios universales demasiado abstractos.

Si los libros no pueden decirnos qué hacer, ¿cómo justificar, en la era de mensajes de 140 caracteres y de corta atención, pasar horas leyendo un libro de 400 páginas?

Primero, los buenos libros de negocio pueden perfeccionar nuestro juicio y expandir nuestras experiencias. Nos aportan nuevas perspectivas y nuevos modelos mentales. Pueden ayudar a poner las cosas en contexto y a entender como cosas que algunos ven como problemas, otros las consideran oportunidades.

Ej.: El dilema del innovador, de Clayton Christensen, ofrece una nueva perspectiva sobre la dinámica de la innovación. Sugiere que campos tan diversos como la producción de acero y las grúas móviles tienen algo en común en cuanto a la experiencia del cambio tecnológico.

Segundo, todos necesitamos narrativas. Los datos no son conocimiento, ni la información entendimiento. Como humanos, nos hacen falta narrativas que le den sentido a nuestra experiencia. Es por ello que el concepto de libro de negocio se ha expandido hacia historia, biografía y hasta ficción.

Tercero, la práctica del management está plagada de cortoplacismo – la presión por lograr las metas, la impaciencia de producir resultados rápidos. Un enfoque obsesivo en las transacciones es necesario pero no suficiente para crear valor a largo plazo, y no nos permite ver la importancia de las relaciones que las conectan y las narrativas que las iluminan. Las historias de negocio pueden agrupar a diversas personas dentro de la organización, que tienen metas dispares, hacia una causa común. Externamente, pueden unir a las distintas partes involucradas (como proveedores y clientes) a la organización. Y para los lectores, pueden promover el auto-conocimiento, dar a entender que siempre hay que leer tanto entre líneas (el verdadero mensaje) como el contexto.

Como si todo esto no fuera suficiente, los libros de negocio tienen un beneficio importante para quienes los escriben. Peter Drucker solía decir que el escribía para el mismo, para ayudarse a poner sus ideas en orden. En el proceso, ayudaba a muchos otros a hacer lo mismo. En esta era de sobrecarga digital y de preocupación por el “hiperpresente”, nuestra existencia amenaza con volverse crecientemente fragmentada. La necesidad de dar sentido a lo largo del tiempo crecerá en importancia. Como lectores o escritores, los mejores libros de negocio nos pueden ayudar en eso.




Este es el resumen del artículo "Por qué los libros de negocio siguen siendo tan populares" publicado en en la revista Strategy + Business.

Vea otros artículos publicados en Strategy + Business u otros artículos sobre Libros de negocio.

deRevistas.com traduce y resume los mejores artículos publicados por las revistas más prestigiosas de Negocios y Gerencia. Cada quincena, le enviamos a nuestros suscriptores un nuevo ejemplar con unos 30 resúmenes.



 

Copyright 2003-2017 por Meltom Technologies Inc